Comer carne de cerdo podría causar serios problemas en el cerebro

Acorde a Kinsey Paulson, de Infobae informa acerca de La taenia solium, más conocida como tenia porcina, es un parásito terrible. Estos diminutos horrores siempre en busca de nutrientes utilizan unos apéndices parecidos a guadañas para abrirse camino hasta el cerebro de los seres humanos. Una vez allí, crean quistes en la materia gris del mismo modo en que un gusano de jardín cava túneles en una manzana.

La neurocisticercosis —la enfermedad provocada por la tenia porcina— es la principal causa de epilepsias y ataques convulsivos en todo el mundo. En países subdesarrollados de Asia, África y Latinoamérica, pueblos enteros muestran síntomas de la enfermedad. Puede que nunca hayas oído hablar de ella, y eso se debe a que nunca había sido un problema en los países desarrollados… hasta ahora.

En Estados Unidos es un grave problema y se estima que 1.900 personas son  diagnosticadas de parásitos cerebrales cada año, principalmente en inmigrantes latinos.

Es fácil de contraer, puede que no se presente síntomas hasta años o incluso décadas después. Un ejemplo de cómo se puede contraer sería: un conocido compra comida que contiene carne de cerdo, y esta resulta que tiene larvas de tenia porcina que llegan fácilmente al intestino; resulta ser que una de estas larvas tiene el honor de convertirse en una tenia de 6 metros de largo, la cual produce huevos y de estos,  miles pasan por el ano de su anfitrión a diario.

Este individuo no se lava las manos luego de defecar, y luego tienen cualquier tipo de contacto  físico, los huevos de la larva que son aun más diminutos, se incuban y acaban encontrando un camino hasta el cerebro.   ¡Felicidades! Has contraído parásitos cerebrales.

“Mientras está vivo es un problema, pero cuando empieza a morir, el problema se convierte en algo grave“, explica Dickson Despommier, profesor de microbiología retirado. Las larvas que fallecen en el interior del cerebro se calcifican, y es entonces cuando el sistema inmunológico empieza a atacar. Si no son tratadas, las larvas calcificadas pueden provocar tumefacción cerebral, que a menudo conduce a la epilepsia, entre otros síntomas.

Los principales síntomas de la neurocisticercosis —dolores de cabeza debilitantes y espasmos crónicos— reciben habitualmente un diagnóstico erróneo.

 

Please follow and like us:
RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YouTube

Comments

Leave a Comment